sábado, 28 de septiembre de 2013

Cuando los creyentes y no creyentes buscan la verdad juntos



¿Quién se pregunta por qué el diálogo entre cristianos y seculares?, 
a respuesta que el diálogo es la forma humana.

Enzo Bianchi
En el diálogo entre los que tratan de ser coherentes con su fe y 
los que se esfuerzan para estar con sus convicciones, lo 
bello y también son difíciles ahora. Después de la carta abierta 
del Papa Francesco, Eugenio Scalfari parece predominar la 
impresión de la novedad, el punto de inflexión, que toma la forma 
de morir de hambre. Pero vale la pena detenerse siquiera en
 las confirmaciones y puntos de vista, perspectivas e interrogantes
 abiertos. En primer lugar, a los que se pregunte por qué el diálogo
 entre cristianos y seculares, la respuesta que el diálogo es la 
forma humana, por lo tanto, compartida por todos, "creyentes" 
y "no creyentes", para construir juntos un sentido, es el método 
de métodos, que se convierte en sínodo (synodos), desplazamiento
 realizado juntos. Y buscar la verdad juntos. Esta actitud, que para 
los cristianos se deriva de la creencia de que cada hombre, como tal, 
es la imagen y semejanza de Dios, da forma a la mansedumbre
 histórico, construye relaciones inspiradas en la dulzura que para
 Pablo VI "es propio carácter del diálogo" (Ecclesiam suam).
 El diálogo es el espacio de reemplazo de la violencia desarrollada 
por el profesorado único humano que es la palabra y de la que,
 desde Sócrates, no faltan ejemplos en la tradición cultural 
de Occidente fuera del cristianismo. . Diálogo, por lo tanto, que se 
practica como una forma de construir un mundo que cree en el poder 
de la palabra y se niega a confiar en la palabra de la mano de otra 
parte, el lenguaje expresa una dificultad fundamental: distinguir
 entre "creyentes" y "no creyentes" deja a muchos insatisfechos,
 y porque una de las dos categorías se define sólo en negativo
 que el otro, y por los que no creen en Dios a menudo todavía
 cree en el proceso de humanización y de algunas de las normas
 que sean compatibles con ella. Por otra parte, es característico de 
los cristianos más decir las palabras registradas en los Evangelios
 de que el padre de un niño que se enfermó por lo que recurrió a 
Jesús: "¡Creo, ayuda a mi poca fe!" (Mc 9,24). La creencia y la 
incredulidad también habitan en el creyente que cada día debe 
renovar su fe, disipar - como él -. Las dudas, la confianza en 
el Señor, cuando la oscuridad parece dominar También hay que 
entender por qué aparecen los gestos y las palabras del 
Papa Francisco nuevo en nuestro contexto cultural específico:
 se trata de un Papa no europeo y no italiano que atiende a 
un intelectual italiano. Ahora, en Italia, que ya habíamos visto, 
por lo menos desde el Concilio Vaticano II, también se trata de 
un diálogo en profundidad, pero nunca con el mismo como el 
principal interlocutor Papa. Del mismo modo, esto ha ocurrido
 y ocurre en forma regular e incluso mayor fuerza que en otros 
países, sobre todo fuera de Europa. Basta pensar, sólo para cita
r un ejemplo relacionado con el hecho de que el Papa es un jesuita, 
que entre sus hermanos religiosos son cinco mil indios, también nacido
 y criado en un contexto teológico en el que el diálogo cultural e interreligioso
 tiene mucho reto y oportunidad todos los días. La carta del Papa Francisco 
ciertamente ha tenido un impacto en todo el mundo, pero el más 
complicado - y aún más sorprendido - por la novedad nos mantenemos 
italiano. Un obispo de Roma, que tiene poder y autoridad sobre todo
 el mundo católico, se comunica directamente con el fundador y editor 
de un laico periódico que tiene su sede en Roma. Si la Iglesia Católica
 quiso, incluso en su autoridad suprema, que es el Concilio Ecuménico, 
abiertos al diálogo con el mundo contemporáneo, como sabemos
 por el Vaticano y su Constitución Gaudium et Spes, es decir, 
durante casi cincuenta años. Además de la definición de la 
Iglesia como "experta en humanidad", que quiere hablar y estar en 
solidaridad con la humanidad se remonta a Pablo VI y su discurso 
ante la Asamblea General de la ONU, 4 de octubre de 1965.
Desde entonces se han multiplicado para incluir a las agencias
responsables para el diálogo, no sólo con los cristianos no 
católicos y de otras religiones, sino también con el mundo
 de la cultura y los "no creyentes". Pero una cosa son las comisiones, 
las reuniones oficiales entre los expertos, los documentos elaborados
 en conjunto, otra cosa son los debates en el espacio público, "sillas", 
creado en las grandes ciudades, los "tribunales de los gentiles" 
abiertos a los pensadores de todas las escuelas y ., más recientemente, 
el intercambio directo entre los medios y el propio Papa un periodista
 influyente La noticia más importante es que, a este nivel de máxima 
divulgación - del diario los medios de comunicación - se ha pasado de
 debate académico y de la voluntad reiterada de la necesario para
 el diálogo, el diálogo en sí, escuchar a las demás preguntas y respuestas, 
para dar cuenta de qué o quién sentir su alma y sus acciones. Por eso he
 dicho que es difícil ahora, porque ahora no es suficiente para decir que
 quiere el diálogo, también hay que ponerlo en práctica, también acepte
 tratar sobre las cuestiones respecto de las cuales una u otra de las partes 
- y tal vez ambos - piensan ya se han asentado en las posiciones 
establecidas. "Hacer un pedazo de viaje juntos", entonces, por todos
 los medios se dan cuenta que no están solos a caminar, a considerar 
esta comparación una oportunidad, no una molestia o un obstáculo
 para una marcha más enviados , una gran potencial y no un sacrificio
 inevitable. Esto significa, para los cristianos, también se comprueba 
si el lenguaje que utilizamos es adecuado para ser entendido por nuestra
 pareja, si las pruebas en que se base puede tener una base también
 es un ser humano y no sólo reveló y trascendente, si lo que se 
presenta como una instancia más alta ética tiene un antropológica también
 para aquellos que no comparten la fuente. Las preguntas sobre el inicio, 
la calidad y el final de la vida, la forma de vida de la sociedad, las 
necesidades de la libertad religiosa, los balances de las instituciones
 democráticas, los derechos y los límites de la "injerencia humanitaria", 
el concepto mismo de la democracia y la justicia La discriminación 
decisiva entre lo que es bueno y lo que es malo son todas las áreas 
clave que requieren una ética del diálogo y, más aún, una práctica 
cotidiana concreta del diálogo. Esto se compara favorablemente que 
nos espera si de verdad queremos caminar juntos: la comparación se
 refiere a la acogida que ha tenido el llamamiento urgente del Papa Francisco
 por la paz es un paso fundamental. Papa Francesco parece haber sido 
capaz de atrapar en las preguntas que le formuló una sed Scalfari auténtico 
y un sincero deseo de confrontación y fue capaz de iniciar la respuesta
 con honestidad y empatía: ninguna reticencia en su propio camino de 
cristiano, un sacerdote y un obispo, sin distorsión compatible 
pensamiento católico y la tradición cristiana, pero la capacidad de 
utilizar las viejas palabras con ' la eficacia de un nuevo lenguaje
 sencillo porque un estilo evangélico, que ya es el mensaje, la cordialidad 
no afectado. Y lo más importante, la voluntad de abrir y continuar la 
discusión, no para cerrarla. Si queda claro que Jesucristo es el principio
 por el Papa y el cumplimiento de su fe, esto no agota la comparación, 
pero profundiza, con plena conciencia de lo que significa para un evento
 cristiano inaudito de un Dios que se hizo hombre. Quién cristiana hay 
una respuesta que dar a las palabras de Jesús: "¿quién decís que soy yo?"
 (Mc 8,29). Y el cristiano sabe que esta respuesta sólo se puede dar en la fe, 
es decir, si se lleva a la re-revelación, Dios se levanta el velo y las
 subvenciones "para contemplar la humanidad de Jesús", como 
la imagen del Padre a continuación, se decidió que cada oír esta pregunta, 
no estar satisfecho en un cerrado y auto incapaz de mirar y escuchar, y
 luego obedece a su conciencia. El cristiano sabe que cada ser humano
 es a imagen y semejanza de Dios, para ser capaz de auto en el sentido 
del bien y del mal, capaz de recibir la luz y luchar contra la oscuridad. 
Jesús de Nazaret por los cristianos es la historia de Dios narrada en su 
vida humana, para otros es un hombre interesante, un hombre extraordinario
 que tiene, como él dice Scalfari, "amar a los demás más que a sí 
mismo." Sí, para los cristianos, Jesús ha resucitado de entre los muertos, 
conquistó la muerte, y este es el fundamento de su fe, para otros 
sigue siendo una pregunta: ¿estamos interesados ​​o no estuvo a la
 altura hasta el extremo de que el amor puede vencer a la muerte?
 La esperanza es que cada uno de nosotros, en las realidades cotidianas 
sencillas en las que se encuentra, para reanudar y continuar este diálogo:
 una comparación que no está reservado a los especialistas, porque se
 trata de la vida. Y cada uno de nosotros es un especialista, 
un experto en la vida. Cada uno de nosotros conoce el valor y 
las limitaciones, sabe lo que es para él y para aquellos que 
gustan de vivir, con el vivir y la muerte. Cada uno de nosotros sabe lo 
que significa andar en los caminos de la vida y la forma de caminar 
juntos puede ayudar a tomar medidas que, tomadas de forma aislada, 
se habría considerado imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario